lunes, febrero 05, 2007

Paz


"No son buenos tiempos para los soñadores"
(Amélie)

Vivimos en un mundo difícil y disparatado en el que EEUU decide enviar más soldados a Irak mientras suenan los tambores de guerra en su vecino Irán. No tan lejos, en nuestro país, continúa la crispación política y xenófoba. Sin embargo la otra tarde mientras encontraba en mi habitación, escuché el barullo de los niños a la salida del patio del colegio colindante a mi casa. Secundados por la música y un micrófono, rompieron el silencio . ¿Es carnaval? No, todavía no. ¿A qué se debe ese bullicio? En ese instante me di cuenta de que se trataba del día de la paz. Niños y niñas representando a sus compañeros de curso subían al escenario para leer mensajes cargados de ilusiones destinadas a conseguir un mundo sembrado de paz. La apoteosis llegó al final del acto cuando todos los niños coreaban al unísono “que canten los niños”. Sinceramente escucharlos fue una sensación impresionante.



Es cierto que una buena parte de estos postulados quedarán en aguas de borrajas en un futuro, que los niños, ya adultos, recordarán el día de la paz como una jornada en la que no daban clase, salían todos al patio, pintaban palomas, las recortaban, incluso los más afortunados recordarían la chocolatina y el trozo de pan entregado por el AMPA. Pero seguro que hay quienes aprendieron unos valores encaminados a crear un mundo más tolerante y pacífico. Por ello me parece loable que sigan pasando los años y continúe generación tras generación, desarrollándose este tipo de iniciativas pese a las dificultades de aplicación en un mundo tan primate como el nuestro. Pensemos en el futuro, pensemos en ellos.

Foto, palomas en la plaza de San Marcos. Venezia. 22 de julio de 2005.Bruixot

13 comentarios:

amelche dijo...

Sí, me acuerdo de cuando lo celebrábamos en el colegio y cantábamos el Himno de la alegría y canciones de Labordeta.

MAFALDA dijo...

que bonito sería que todo el mundo estuviera en paz, pero para no pedir el imposible, me conformaría con que tus palabras tuvieran razón, y las iniciativas para construir un mundo "futuro" mejor no cesasen, así hasta conseguir que un dia todos nos demos la mano por la calle, nos saludemos sin rencores y nos reconozcamos humanos, simplemente humanos, todos igual de humanos, con la misma capacidad para sentir, para sufrir, para dar, para recibir...
PAZ HERMANO

Vicky dijo...

Aqui tambien lo celebramos ;) hicimos muchas actividades y los chicos lo pasaron genial... yo creo que siempre queda algo, por muy poquito que sea... siempre es positivo, recordar una serie de valores..
un besazo niño

Tharsis

bruixot dijo...

amelche, que fallo, la canción de Miguel Ríos, cómo pude olvidarme de ella?

mafalda, mientras se transmitan este tipo de iniciativas entre generaciones, ya es un logro. Muestran una lucecita, aunque sea pequeña y difusa ante tanta crueldad/oscuridad. Ojalá se vayan añadiendo más ideas y menos guerras.

vicky, sí siempre queda algo, y en la infancia es donde se aprenden muchos valores que posteriormente quedarán en nuestra personalidad. Por lo que a seguir promoviendo actos de este tipo.


Y ahora me ha venido a la mente aquel poema de Miguel Hernández:

"Tristes guerras si no es amor la empresa, tristes, tristes

Tristes armas si no son las palabras, tristes, tristes.

Tristes hombres si no mueren de amores, tristes tristes.

Gracias por plasmar vuestras voces.
Un besito

Des del Raval d'Elx dijo...

Qué inocencia la de la niñez, cuando todavía pensamos que podemos llegar a vivir todos en paz. Por desgracia, algunos de los que crecerán verán en las diferencias motivos para odiar. Y les comenzará a gustar el programa de Jiménez Losantos.

Pero no me resigno. Todavía tengo un espacio reservado para la utopía.

Salud.

bruixot dijo...

des del raval d'elx, durante la infancia pensamos que existe una burbuja maravillosa capaz de aislarnos de las cosas malas, es la grandeza de la inocencia y hay que disfrutar de ella.
De aquellos que odian y de cierto programa y presentador mejor no quiero ni mencionarlos, no merecen la pena, ignoremoslos, apaguemos la radio. Por cierto, chapeau Buenafuente!

Por supuesto que todos tenemos un espacio para desarrollar la utopía que llevamos dentro y la unión hace la fuerza. Lo que no debemos es rendirnos y apagar nuestras voces. Es triste que sea pasito a pasito, pero al final se conseguirán los resultados.

Un abrazo

Fefo dijo...

Jamás bajemos los brazos. ¿Si no es en los más pequeños, dónde está entonces ese otro mundo? Ellos esconden en sus rostros, en sus llantos y sus risas, una a una las respuestas. Está en nosotros saber alimentar sus corazoncitos de esperanzas y sus mentes de inquietudes, para lanzarlos al futuro bien armados de utopías y con sus gargantas sedientas de gritarle al mundo lo hermoso que es vivir.

bruixot dijo...

fefo, gracias por tu visita. Bievenido! Juventud divino tesoro! Ellos y otros que vendrán formarán el futuro, es por tanto importantísimo que aprendan valores como la paz. Y los que aún somos jóvenes, pero no tanto, no debemos dormirnos y seguir juntando granitos de arena para crear el desierto donde se pierda tanto odio y guerras.

Un saludo

amenabitar dijo...

Claro que sí... ellos son el futuro, no deberíamos dejar que se les olvide, no deberíamos permitir que dejen de creer que otro mundo es posible, porque son ellos los que deben seguir luchando por él.
Pasito a pasito, a mí me parece bien... despacito y con buena letra.

Aylandara dijo...

Mañana te planto los poemitas cortos que un niño de 12 años escribió para ese día.

En nuestro cole se siguen haciendo palomas en el recreo, además con céntimos, para el Congo y distintas muestras en los distintos ciclos.
Lo mejor, Irene de 10 años, palabras textuales que aún repican por ahí dentro: no entiendo por qué hay un día para celebrar el día de la paz y que nos acordemos, todos los días debieran ser "días pacíficos".
Toma castaña, no añado nada.
Un besito.

bruixot dijo...

amenabitar, luchemos todos, cada uno que ponga su granito en un mundo donde todos somos útiles en el que otro mundo es posible.

aylandara, que gracia Irene, y es que los niños son los mejores profesores. Y esos poemitas?

Besitos

lokura dijo...

La verdad que aunque comparado a todo lo que has escrito tu lo mio suene ahora a tonteria...nunca antes vi tantas palomas juntas como en venecia.
Me ha gustado este post.

bruixot dijo...

lokura, gracias por la visita. Bienvenida. Debimos tener suerte y no encontrarnos con la plaza inundada que tanta gente comenta :-). Es cierto había muchísimas palomas juntas. A mi lo que me sorprende es que siempre que encuentro palomas en mis destinos, son diferentes a las de aquí cuyas plumas son blancas.

Un besito