viernes, marzo 21, 2008

Mi prima...vera


Además del típico florecer del campo mecido por la sintonía de los insectos, durante mi infancia el nacimiento de la primavera siempre estuvo relacionado a dos acontecimientos:

En primer lugar suponía el pistoletazo de salida para la venta de polos y helados. A partir de ese momento en cada bar o cafetería se mostraba presumido el cartel con todo el elenco de helados de la temporada en el que siempre deslumbraban a modo de protagonistas las últimas novedades.

Pero sin duda alguna, los días cercanos a San José, toda mi atención se centraba en una caja de zapatos. Los orificios de la tapa superior permitían la entrada de los rayos de luz encargados de alumbrar de vida a esos pequeños filamentos negros que en apenas semanas mutarían en mariposas. Siempre me gustaron los gusanos de seda. Me encantaba contemplar relajado como esas orugas devoraban las hojas de morera de una manera tan perfecta. Blanquitos con motas o a rayas, poco a poco iban creciendo hasta que llegado un día se aislaban en un rincón tranquilo donde comenzar a tejer sus sueños. Días más tarde sería una mariposa presumida la que despertaría de su letargo bajo el impulso de sus alas. Ésta moriría tristemente tras concebir su futura descendencia a la que nunca llegaría a conocer.

Para ser mariposa antes se debe ser oruga. Toda una lección.

Que no me entere yo que os olvidáis de mirar en vuestras cajas de zapatos!

Foto. Lugano, Suiza. Bruixot julio 2005

11 comentarios:

Noemí dijo...

Qué potito, Bruixot!!! Me encantó este post!! Pero las florecillas de Suiza, nada tienen que envidiar a las primaverales del campo ilicitano, eh??? :P

A mí me pasaba como a ti... que San José traía la apertura de las tradicionales heladerías, sobre todo la de la Glorieta y la del Carrer Ample!!! Yo vivía en la Calle Ancha, y recuerdo que los domingos mis padres nos compraban un helado a mi hermano y a mí. Mi hermano, que era bastante delicadito, siempre quería un cucurucho de nata montada... Yo lo pedía de espuma de limón... Y nos subíamos a casa a ver El insector Gadget!!! Jejejejej...

Los capullos, digo las orugas... jijijij... son muy curiosas... Es una maravilla ver esa transformación "de este patito feo" .

Un besito!!!

Gacela dijo...

Absolutamente todos hemos tenido gusanos de seda??? Yo también tuve, claro, en otra de esas cajas de zapatos que llenábamos con hojas de morera... me gustaba verlos comerse las hojas, siempre por el borde, haciendo caminos de ida y vuelta...

Hacía mucho que no me acordaba de ellos. En fin, ya es primavera :-)

Milady dijo...

Yo nunca tuve gusanos de seda, snif. Pero es cierto eso que dices de que esperaba la primavera por la llegada de los helados, jeje. La foto suiza, preciosísima. Un besito enorme y Feliz primavera.

bruixot dijo...

noemi, efectivamente, nada que envidiar a las flores ilicitanas cuando las hay. Y para muestra mira este enlace tomado en el Hort de Baix.

http://cuentospolares.blogspot.com/2006/03/estacin-primera.html

A mi siempre me gustó el helado o cucurucho de vainilla, para el niño o la niña, o quizás en tarrina? Adelante gachetobrazo!!

gacela, era muy curioso como afilaban esa "boca" e iban decorando las hojas de morera de modo tan perfecto. Que pena su esperanza de vida fuera tan corta.

milady, nunca es tarde para tener gusanos de seda...al menos siempre nos quedarán los helados.

Teses y papeles

CUCALELLA dijo...

Yo también escribí sobre mariposas!!! Estoy totalmente de acuerdo contigo para ser mariposa antes hay que ser oruga. Y yo con orgullo soy toda una oruga, no sé si algún dia llegaré a mariposa, pero lo ansío con todas mis fuerzas. Un saludo!!! :-)

piedra_de_sol dijo...

Sabes? Yo recuerdo como si fuera hoy mismo el día que salieron mis mariposas... acababa de llegar el repartidor del círculo de lectores, con mi cinta de Xuxa... y desde entonces yo le otorgué poderes mágicos a la música de la rubia brasileña... ella había hecho el milagro de las mariposas :)

Un besote!!

Bohemia dijo...

De pequeña guardé gusanos de seda en una caja de zapatos pero nunca llegué a ver mariposas saliendo de mi caja, en cambio si de la de mi hermano...me frustré y no volví a intentarlo, prefería ver ese pequeños milagro en la caja de él sin sentirme responsable de que no me saliera bien...BSS

arda dijo...

Dulce y grata sorpresa en mi primera visita a tu blog, me hizo sonreir recordando mi caja de zapatos. Aunque reconozco que me daba un poco de asco... pero una vez nacidos los gusanos (yo los recuerdo blancos...) les alimentaba bien, con hojas de morera, que les encantan!!!

Antes de ser mariposa somos gusanos, y una vez mariposa, la vida dura un día!!!

besotes y me alegro de conocerte!!

bruixot dijo...

cucalella, todos llegamos a ser algún día mariposa, es más estoy seguro de que lo somos, pero nos falta querernos más a nosotros mismos. A quererse todos! ;)

piedra_de_sol, que bueno el milagro de las mariposas. Pero bueno tu con Xuxa, que calladito lo tenías no? Todos tenemos un pasado :)

bohemia, cómo que no salían mariposas de tu caja? Estoy seguro que no podían defraudar a nadie como tú. Seguro que salieron volando cuando te despistaste y dejaron el polvo de sus alas en tu mente y en tus bolégrafos para así escribir cosas tan lindas como escribes.

arda, en primer lugar muchas gracias por tu visita. Siempre tendrás un hueco en este lugar para ti. Aún me acuerdo pegando saltos para coger hojas de morera para mis gusanos! Y luego almacenarla en la nevera. Que divertido era y relajante! La pena es que les durara tan poco esa belleza...pero dejaban su legado por mucho tiempo más. Encantada de conocerte!

Un besito

6alilea dijo...

Mi hermana pisó mi gusano de seda preferido... :s el más gordote. No se me olvida la imagen de su pezuño espachurrándolo al pobre :_( Mala costumbre la mía, la de sacarlos a pasear fuera de su caja! jeje con lo felices que serían en su arbolito, ays!

Un beso

bruixot dijo...

Mira que sacarlo a pasear y dejarlo que cruzara la calle sin mirar...aish!! ;)

Un besito