sábado, julio 05, 2008

Los campos de trabajo

Teniamos unos Managers que eran de Huelva
y uno medio calvo y otro con coleta
y el Nono decía
¿que es lo que pasa? ¿que es lo que pasa?


Después de volver de Francia y con apenas tiempo para pasar por la casilla de salida, cruzaré la península de este a oeste para pasar dos semanas en un pueblecito de Huelva lindando con Portugal. Allí participaré en otro campo de trabajo. Y digo otro porque después de Alcorisa (Teruel), Tiermes (Soria), Villafranca Montes de Oca (Burgos) e Imavere (Estonia)- no se por qué pero siempre acabo en los sitios más inaccesibles, Teruel existe, Soria ya... -, este será mi 5ª y creo que por edad último campo de trabajo.

Pese a lo que su nombre indica, soy un acérrimo defensor de estas iniciativas que son el modo más barato de viajar, y el mas útil para conocer un entorno propio; es decir allí dónde no te llevan las agencias de viajes, donde se conservan más las tradiciones y culturas propias del lugar. Además conoces a gente tu quinta de otros lugares (que siempre es lo mejor) mientras realizas un servicio de voluntariado que nada tiene que ver con el "trabajo". El alojamiento y manutención están incluidos además de excursiones por la zona, talleres y en función de cada campo se realizan deportes de aventura, o se acude a fiestas de los pueblos, cine, piscina o disco gratis. Todo eso por el módico precio de 72 euros y el transporte hasta el lugar elegido.

Reconozco que era temeroso a estas iniciativas. Es más primero (Alcorisa- Teruel) lo escogí lo más cerca posible (ya que me marchaba no iba a quedarme en la provincia o en Murcia, pero si algo cerca) porque eso de "campo de trabajo" no sonaba muy bien y en caso de que no me gustara no encontrarme lejos para regresar a casa. Todo lo contrario me lo pasé tan bien que nunca quise regresar.

Aquel verano del 99 supuso un punto de inflexión en mi vida viajera. Lástima de los veranos perdidos sin hacer nada y de los que he tenido que renunciar luego por motivos laborales, pero que me quiten lo bailao!

Existen canciones que me transportan a aquellos días por las veces que allí las compartimos y por descubrirlas. El hecho de juntarte con otra gente te alumbra nuevos horizontes. Por ejemplo aquella desconocida de Los Managers, que con el tiempo me enteraría que era de Pata Negra donde se encontraba un tal Kiko Veneno, o la Canción de Navidad de Silvio. Y eso es lo bueno que tienen estás cosas que siempre te enriqueces con aportaciones de los otros. De las "mías" siempre Vértigo me recuerda a esos días de viaje, pues apenas descubrí "Atrapados en azul" unas semanas antes. Desde entonces me acompañó todos esos días como a lo largo de mi vida.

Me voy pal sur...oeste, si me veis, no dudéis en saludarme a vuestro paso.



Vértigo que el mundo pare,
que corto se me hace el viaje


Que el vértigo pase y que en vuestras ventanas
luzca el sol cada mañana
.

4 comentarios:

hawwah dijo...

ya verás qué corto se hace el viaje esta vez tb...

Ismael siempre tiene canciones para todo:)

muchos besos... hasta tu vuelta!

amelche dijo...

Que te lo pases bien. Ya nos contarás a la vuelta.

arda dijo...

Estoy de acuerdo contigo! los viajes a campos de trabajo, o de participante en un proyecto solidario, ong, ... son realmente magníficos.
También son duros, pero ahí reside parte de su encanto.

Yo, el primero que hice y el más impactante (pq era el priemro y pq yo era bastante jovencita), fue en el lago de managua (nicaragua). Teoricamente híbamos a alfabetizar al personal. Pero una vez allí, parte de este trabajo se convirtió en construir una tanca para que las flacas vacas no se fueran al campo de plataneros (árboles muy sensibles que sólo con un roce de la vaca se quedan chuchorrios).
Bueno, aprendí muchas cosas, entre ellas a valorar que en casa puedo comer lo que me aptetezca. Ahí pasé un poco de hambre...

En fin, que me enrollo.

Creo que todos los jóvenes deberían hacer un vaije de este tipo. Por un lado para proyectar su parte solidaria y por el otro, para valorar lo que tienen aquí y no ser tan exigentes, tan acomodados con su normalidad.

YA NOS CONTARÁS QUE TAL TE HA IDO!!

beshinos!

bruixot dijo...

hawwah, a pesar de haber sido largo (en total 5 semanas), lo bueno siempre se queda corto. Ismael como siempre genial.

amelche, me lo pasé muy bien, poco a poco voy dejando gotitas de aquellos días.

arda, yo no he hecho ningún voluntariado en plan ong, pero si que he hecho mucho voluntariado tanto en campos de trabajo, como en mi ciudad. Creo que es una experiencia muy gratificante y sobre todo los campos que además te ayudan a conocer otro entorno y más gente. Me alegro de que tu experiencia en Managua fuera tan positiva para ti.
Pronto contaré que tal me fue a mi.


Un besito