lunes, noviembre 13, 2006

Juventud llena de ilusión


tengo en un baúl dos mil recuerdos que quedaron
de aquel tiempo donde guardo la ilusión
Dos mil recuerdos. Pedro Guerra

"El hecho de ser habitados por una nostalgia incomprensible sería, al fin y al cabo, el indicio de que hay un más allá". Eugene Ionesco

Lo siento, soy un nostálgico empedernido.

Había una vez un circo que alegraba siempre el corazón. A su vez también había un barquito chiquitito que no podía, no podía navegar.

Estaban los típicos juegos; había airgamboys, cochecitos, hormigas (que gran juguete), chapas emulando a nuestro Perico Delgado, canicas (las había churreras, franchutes...) y guas que me trajeron algunas de las paranoias de mi vida. Había marro sale, churro va, matar, pies quietos, un dos, tres al escondite inglés, la comba, la goma...al fútbol, baloncesto, sin porterías, canastas ni pelotas, un simple bote de zumo (como dolía cuando te daba en la espinilla), uno de batido o la bola de papel de aluminio de tu bocata hacían el mismo efecto.
Mientras hacíamos de perrito guardián, rompíamos la olla y nuestras madres nunca nos riñeron por eso. El nivel de compañerismo estaba patente, y aunque fuera por mi primero, también era por todos mis compañeros. A veces eras de azúcar, otras madre, otras de mentis o de veras y por momentos te convertías en capitán de un barco inglés y elegías entre rubias o morenas. Luego ya vino el conejo de la suerte, heredero del beso, atrevido y verdad.

Por suerte tuve una infancia mixta, y he de confesar q a veces probaba a la comba, pero nunca tuve éxito pues siempre me daba al entrar ¡que torpe! Y también hice mis escarceos con la goma, jaja a un juego que se llamaba “el abuelo esta loco, porque se ha comido un moco......”q bonita letra. Allí si que obtuve algo más de éxito....

El Cole. Público. Lo primero que hacíamos cada mañana era cantar el himno:

Amanecer, ya brilla el sol,
lanzar al aire una canción,
somos juventud llena de ilusión
que marcha al paso del poder,
somos arco y puente del futuro y del ayer.
Siembra hierba buena labrador,
que mañana sonreirá la flor


Apenas ya gente lo conoce ni lo recuerda… Juventud llena de ilusión que cada día pedíamos un deseo o intentábamos crear un mundo mejor. Me acuerdo que me tocó el día que explotó el challenger...y pedí por aquellos astronautas que habían muerto. Allí aprendí casi todo, me abrieron la cabeza y no sólo educativamente, algunos puntos lo confirman. Canté o cantuve en el coro, comencé los deportes...amistades. Aprendí a escribir y gracias a las torturas veraniegas de mi madre con el señor Rubio, mejoré mi caligrafía y hoy puede ser algo decente. Y es que era horrible tener que hacer una hoja de caligrafía o resolver un problema del cuadernillo Rubio al día. Una cosa tan simple parecía enorme y te enfadabas...igual que para copiar los odiosos “Recuerdas” de tu libro de lengua o matemáticas, tenías todo el finde para hacerlo y lo acababas el domingo de noche.
Odié las tres figuritas de plastilina que me hacían llevar cada día para mejorar mi psicomotricidad manual. Aprendí a leer más, alguna vez caían copias pero las menos. Y las tablas de multiplicar con la ayuda de Enrique y Ana.

Fui delegado en 5º, pero entonces no sabía lo que era la política, dudo que alguien lo sepa hoy en día. Peleas también hubieron, aunque fui bastante más pacífico que en la guardería.
Todavía existía EGB, aunque siempre se escuchaban los ecos de que nos cogería la ESO. Había también unas ciencias naturales y hasta otras sociales.

Los juegos de temporada constituían toda una moda: los globos de agua, las canicas, las trenzas, la mano que se pegaba, las peonzas...como todo en esta vida se movían por ciclos pero en el cole se notaban más, quizás eramos más vulnerables y caíamos más fácil. Igual que con las marcas. Recuerdo los botes de alubias y garbanzos llenos de líquido rosa para los dientes....el cole era mucho cole.

Se terminaba y de vuelta a casa apenas tenías tiempo para beberte un vaso de leche y encender la televisión, pues era lo único que existía. Sólo la primera y la segunda, no había la 2 por aquellos años. Pero la segunda era más minoritaria que ahora. Me acuerdo a veces de esperar hasta las 7 de la tarde o así a que empezara la programación mientras veía la carta de ajuste. En la primera mientras encendías la tele y empezaba Barrio Sesamo, !que gran programa didáctico!; Espinete, don Pimpón, Chema, Julián, Ana, Ruth Gabriel y “pintar pintar pintar sin parar, mojar y extender y vuelta a empezar”,...Coco, Gustavo, el conde Drácula, Epi y Blas...
El planeta imaginario era muy extraño lleno de sombras, sonidos y colores. El Kiosco, con Verónica y Pepe Soplillo seguidores de la estela marcada por Torrebruno y Horacio Pinchadiscos y poco más.
Eso si no te ibas con tu madre al trabajo o a algún mandado, entonces la tarde se te hacía eterna y super aburrida. Me acuerdo un día del 82, creo que visitó el Papa España y no hacían dibujos...sólo la retransmisión de su llegada y yo esperando hasta casi la noche a ver si los empezaban...menuda semana nos dio el Papa.


Si te levantabas temprano, antes de las 7 tenías 5 minutitos de dibujos o bien podías ponerte en forma con Eva Nasarre. Los fines de semana eran eternos; las caminatas plaza arriba, plaza para abajo, mercadillo paseos interminables. El tiempo no pasaba, sólo había ratos de la bola de cristal en los que se te concedía alguna tregua. Miscelánea llena de música, cine, teatro y espectáculos. Cuna de grandes artistas de este país. Alaska, Carbonell, Pedro Reyes, Kiko Veneno, Radio futura....y la familia monster y también una serie en blanco y negro de un chaval que tenía un matojo de pelos levantado, Alfalfa........y las figuras esas de plastilina. Y los domingos ibas a la playa desde que abrían hasta que cerraban.

A la hora de comer el finde se estiraban un poco y compartías viajes con Willy Fog, te batías en duelo con Dartacan por la bella Juliette o te sumergías en el mundo fantástico de dragones y mazmorras.Era lo que se llamaba la sobremesa, término que se extinguió del diccionario hace unos años. Y si coincidía ésta en verano, compartías mil aventuras en vez de siesta con mil series; el equipo A, el halcón callejero, el gran héroe americano, el coche fantástico, Fama...emulando a Leroy Johnson. También estaba V y sus murciélagos comerratas, y los viernes por la noche esperaba para ver el un, dos, tres, el final del cual el sueño siempre raptaba.

Las colecciones de cromos, especialmente de fútbol, los muñequitos del cola-cao de las olimpiadas de Los Angeles o las figuritas de fútbol del Vit, otro cacao. Los bocadillos de nocilla, tulicrem. El bollicao, la merienda de una pieza, los chicles de peseta, los phoskitos. Somos los conguitos. La tarta de chocolate y galletas Río que te preparaba tu madre para tu cumpleaños. O levantábamos la mirada al cielo cuando escuchábamos el menor ruido esperando que el helicóptero del Tulipán bajara a entrevistarnos. Pero claro éramos enanos que todavía no tomábamos plantavit. Las máquinas de bolas pinball artesanas formadas con clavos, pinzas y gomas. El cinexin, primer cine de barrio o de sábanas blancas. Lleva sombrero, tiene gafas...quién es quién?

Las pelis esas q tanto nos gustaban....las sagas de loca academia de policía, superman, los cazafantasmas, la historia interminable siempre a lomos de Atreyu, las pelis de parchís y como no Los Goonies.

De música me acuerdo del Tocata y su concurso de break dance que entonces se llevaba y concursos como si lo se no vengo (atención pregunta), los sabios.....

Pero también existían grandes traumas infantiles. La muerte de David el gnomo, quién no lloró? Como podía terminar todo convirtiéndose en árbol? La muerte de Fernando Martín hizo comerme mucho el tarro con el sentido de la vida, Pero fue sobre todo el video de Thriller de Michael Jackson el que me inculcó el miedo...y a dormir con la cabeza tapada.
Aunque para ser ciertos había gente que nunca moría como el sempiterno Chanquete. Verano tras verano surcaba los bancales de Nerja a bordo de su Dorada...con el tiempo aquel barquito navegó


Foto, el cole a vista de pájaro. Tal día como hoy
Paranoias nocturnas. Bruixot entre 2004-2005

15 comentarios:

bita dijo...

que de recuerdos niño!!
los goonies... que gran pelicula!!
gracias por hacerme sonreir con tantos recuerdos!! no se te ha olvidado nada!! que cabeza!! aunque mis dibujos favoritos eran dragones y mazmorras y sherlock holmes, y.... mejor lo dejo no??
besitos!!

Bohemia dijo...

Wow que tiempos...Ayyyyyyyy...nunca el tiempo es perdido...

Besos

amelche dijo...

¡Ja,ja,ja! Creo que no te has dejado NADA de los 80 y 90 y mira que es complicado no olvidarse de nada. Te iba a decir que de David el Gnomo y, en el último párrafo, ¡paf! lo mencionas.

El gran héroe americano... ¡ufff! ya ni me acordaba.

bruixot dijo...

bita, watson le acompaña donde quiera que va...aún me acuerdo de los goonies con su banda sonora de cindy lauper. que buena!

bohemia, perdido el tiempo no fue, seguro. Gracias a recopilaciones en la red podemos meternos en la máquina del tiempo de Regreso al pasado y volver unos años atrás.

amelche, pues se me olvidó poner la Mirinda y mira que lo tenía en mente. La añadiré. Hay una buena síntesis, pero no te creas había tantas cosas...que seguro se pueden añadir más. El gran héroe americano...que pasaba más tiempo en el suelo que volando. Creo que en cuatro lo reponen...pero bien temprano.

Gracias por vuestros recuerdos. Besitos con sabor a leche, cacao, avellanas y azúcar.

Aylandara dijo...

jajajaja...qué buen repaso!!
Gracias a tu preciosa nostalgia nos has traído gratos recuerdos.

Permíteme que añada un serie que dejó gran huella en mi corazón y que seguro que recordáis: "Ana de las tejas verdes".

Aysss, Anne Shirley... aquella niña huérfana que gracias a su carácter imaginativo y despierto logró encandilar a todos los habitantes de Avonlea y a numerosos telespectadores entre los que se inluye esta servidora. Fue ella quien despertó la "maestra" que en mí dormía...

Aún recuerdo la escena final en ese puente con Gilbert Blythe, cuando POR FIN, Anne le expresa sus sentimientos después de muchos desencuentros y numerosas visicitudes en sus respectivas vidas...lloré como una descosida!!!

Tendré que dedicarle un espacio en el blog, creo que la huella que dejó, bien lo merece..

Besitos y gracias por rejuvenecernos sin cirujía ;-)

Missing dijo...

Mi cabeza esconde un montón de cosas, ahora lo sé, qué escondidito lo tenía todo!
También he descubierto otra cosa, esta sobre ti. Tienes pocos más años que yo.. ;-)
Garcias por relatarnos tu infancia, con ello has relatado un poquito la de todos.
PD. Últimamente en la blogosfera sólo se habla de la edad..
Besos añorados.

bruixot dijo...

aylandara, yo no me acuerdo de esa serie, sólo del nombre...será una buena idea esa de dedicar un espacio en tu blog para poder documentarme.

missing, si todos intercambiáramos momentos de la infancia seguro que surgirían miles de destellos de archivos que tenemos pululando por la memoria. La infancia...el lugar donde siempre queremos volver.

Gracias por vuestros comentarios reminiscentes.

Besitos, esta noche traidos por el ratoncito Pérez.:-)

Tina dijo...

ooohhhh
cómo me ha gustado tu post.
Qué recuerdos!!

bruixot dijo...

tina, cuánto tiempo sin verte! Me alegra sentir tu presencia y continuar recordando viejos tiempos

Un besito

amenabitar dijo...

Madremía...!! Qué buena memoria!! Menos mal que estás ahí para contarnos todo lo que se nos quedó perdido por los rincones ... (bueno, tan perdido, tan perdido, tampoco, pero a mí se me habrían pasado mogollón de cosas, series, nombres...).

Me ha encantao!! Cómo se pasaron los gionistas de David el gnomo!! qué crueldad para con los niños... (yo lloré, yo lloré...) fue mi primer nudito en la garganta.

¿Y Pipi Calzaslargas? popeye? la hormiga atómica?? ;)

Besos, en breve te dedico un post! me he encontrado algo que creo que te va a gustar... (aunque seguro que ya te lo habrás encontrado tú también por ahí).

Un besín

bruixot dijo...

amenabitar, uf y mientras que escribo me viene a la memoria mil recuerdos e imágenes...3,2,1...contacto! :-) Menuda panzá a llorar me pegué con David el gnomo. Mi madre decía ¿qué te pasa? y yo, que se ha muerto David el gnomo.
Espero ansioso ese post nostálgico.
Un besito

Anónimo dijo...

Menuda colección de recuerdos nos has sacado de tu cajón ;) gracias por compartirlos, ya que me vienen a la mente muchos parecidos.
un besote corasson

Tharsis

bruixot dijo...

Tharsis, este viernes Nachete! Me tienes que hacer la petición ;-)

Un besito

Anónimo dijo...

Vas a ver a Vegas??????? aish que pena q no pueda volver a escucharlo en directo... hasta que tenga la oportunidad de volver a un concierto. Disfrútalo mucho... y bueno las peticiones no sabria ni cual hacerte de tantas q me gustan... pero ¿días extraños?besos majo

Tharsis

bruixot dijo...

tharis, empiezo a aclararme con los mensajes...y con la canción que quieres, que no es la de Michi, y yo dándote la paliza...pues está no me la sé mucho...de aquí a mañana noche me la aprendo para estar alerta.

Besitos en días con conversaciones extrañas:-)