lunes, abril 23, 2007

Books, Bücher, Bouquins, Llibres, libros


Siempre me ha gustado la llegada del 23 de abril al calendario. A pesar de que sólo haga referencia a la lectura, para mi constituye el día de la cultura por antonomasia. Pues tiene una especial relevancia dentro de la ciudadanía. Se consume bastante, quizás sea el día que más libros se venden del año. Seguro. Pero se hace desde con un sentido cultural y sentimental.


Desde todas las partes se hace lo posible para que este día sea especial. Los vendedores rebajando un 10% del precio total y regalando rosas, los lectores ilusionados al ver como un día al año se le da relativa importancia a aquello con lo que disfrutan en su tiempo libre, a su vez endulzado con una reducción en el coste final del producto.


¿Se puede decir que es otra campaña de marketing? Pienso que esta situación no ocurre en otras épocas consumistas como Navidad, enamorados, padres/madres. Pues no rebajan ni un duro, todo lo contrario. Ni se focalizan en un determinado producto.

Cada 23 de abril acudo ilusionado a la librería, abrir la puerta y sentirme acompañado de gente me dibuja una sonrisa en el rostro mientras a hurtadillas voy escudriñando estanterías. Bestsellers, libros de bolsillo, últimas novedades, 2x1...

Para ser sincero, no sé porque compro libros que no leeré hasta dentro de 20 años, pues pasan a engrosar mi montaña mágica literaria que nada tiene que ver con la de Thomas Mann. He de confesar que soy un tipo raro que sigo el criterio de leer los libros conforme fueron adquiridos cronológicamente. En fin todos llegarán a mis manos antes o después.


Este año he comprado "El lobo estepario" de Herman Hesse. Soy de los que compro libros siguiendo las buenas recomendaciones boca a boca o leyendo buenos comentarios acerca de ellos, y éste es uno de los que siempre he escuchado buenas palabras. ¿Lo habéis leído?


La pena de todo esto es el canon que se va a imponer por el préstamo de libros. Si realmente se quiere fomentar la lectura no es el mejor medio para conseguirlo. Si antes acudía poca gente a la biblioteca, ahora lo hará menos. Parece ser que no tiene marcha atrás pues se trata de una directiva comunitaria, pero los gobiernos nacionales deberían tener potestad e independencia para imponerla dentro de cada Estado. No al canon!

9 comentarios:

amelche dijo...

Yo también he ido, pero me he puesto a leer el libro esta misma noche, me he desvelado y aquí estoy, a la 1.40 am. De momento, llevo 93 págs. y va bien, ya te contaré. Va de una familia obrera en Barcelona a principios del siglo XX: "La piel de la revuelta", de Jordi Sierra i Fabra. El tuyo no lo he leído.

bydiox dijo...

Me levanto. Castilla y León. 23 de abril. Valladolid.

El Valladolid es de primera, las calles llenas de gente, todo cerrado, nada abierto, es fiesta aquí. Gente mojándose en una fuente. Creo que hemos ganado una guerra de la que nunca tuve constancia, creo que hoy fuimos padres de un bebé que no recuerdo haber concebido.

Libros, libros, libros. Hojas manchadas de tinta. Las calles son un libro abierto y yo soy una consonante más en esta página que no acabaste de leer.

Los venden para niños, con bonitas cubiertas y coloridos colores; los venden pequeños, enanos, miniaturas para poner en la casa de muñecas que tu madre siempre quiso pero nunca se pudo permitir; los venden al peso, usados, manchados, descatalogados; los venden y no los venden, los regalan, en la foto quedan bien.

¿Cuál fue el último libro que compraste? ¿Cuál fue el último libro que leíste?

Y aquí no hay rosas. El sábado una mujer sudamericana me ofrecía una rosa. A un euro imagino. No gracias. ¿Acaso no tienen una forma mejor de ganarse la vida? Se aleja entre la multitud de una calle llena de jóvenes, comida y alcohol. Imagino que no.

Libros y rosas. Libros. Espacios en blanco. Multitud. Feria de abril. Calor. Las primeras picaduras de mosquitos. Un bonsai muerto. Los peces aún vivos. Cuatro virus en el ordenador.

El lunes fue 23 de abril. No compré ningún libro. No leí ningún libro. No salí de casa. No hice otra cosa que hacer lo que debía y no debía de hacer. Pero imagino que ese día no hubiera diferido mucho de lo que a través de mi ventana y desde el Camino del Cementerio puedo llegar a ver.


P.D: Empecé escribiéndote un comentario y he acabado escribiendo una mega-comentario que con tu permiso ahora copio como entrada en mi blog :P

Gacela dijo...

Yo leí El lobo estepario por recomendación de una buena amiga, y fue revelador. Me gustó mucho, mucho, recuerdo que subrayé párrafos enteros... me pareció un gran libro, creo que has hecho una buena compra :-)

Yo ahora estoy con El antropólogo inocente (recomendación de otra amiga), de Nigel Barley, y me está haciendo sonreír bastante, está curioso.

(Y creo que somos muchos los que compartimos esa sensación de tener más libros en la cola de "pendientes" que tiempo para leerlos!!)

bruixot dijo...

amelche, a este paso ahora mismo lo terminas. Ojalá pudiera decir lo mismo que tú, pero a mi me quedan unos años de retraso.:-(

bydiox, faltaría más no hay permiso que te tenga que dar. Para mi es un orgullo que lo hayas compartido en mi espacio. Gracias. Lamento que el 23 de abril no fuera un día distinto a pesar de que Valladolid fuera una fiesta...a la que nadie se ha molestó a invitarte como diría la canción. Pero fuiste capaz de apreciar muchas sensaciones donde residen las sustancias verdaderas de nuestros días.

gacela, leyendo tu comentario, me alegro al ver que no he errado con el libro. Espero "tatuarlo" tanto como tú, aunque sea en la memoria. Con respecto a "El antropólogo inocente", este lo desconozco pero me apunto tu recomendación...aunque siga aumentando esa cordillera de libros.:-)


Teses y papeles

amelche dijo...

Ya lo terminé el martes, no pude evitarlo, ¡ja,ja! Está muy bien, te lo recomiendo para un día de estos...

MAFALDA dijo...

estoy contigo, si se sigue adelante con el canon aún se leerá menos de lo que se hace ahora y el fomento de la lectura es algo que el gobierno tenia que tener en cuenta, en fin, siempre andan jodiendo, eso si que se les da bien.
Pido disculpas por mi ausencia, estoy liadisima pero sigo "leyendo" aunque solo sea los blogs amigos.
Un besazo

Bohemia dijo...

No lo he leído, pero...siempre he querido hacerlo...Llegará a mis manos...

Yo los libros los leo cuando me llaman de la estantería, todos tienen su momento, ellos deciden cuando debo leerlos...

Besos

bruixot dijo...

amelche, que máquina! A este paso vas a cumplir el proceso inverso, vas a tener que esperar a los libros :-)

mafalda, ¿Cómo estás? Me alegro de volver a verte por aquí. Nunca dejes de asomarte ni de regalarnos nuevas dosis en tu espacio. Lo del canon creo que está determinado por una directiva europea, lo que no sé hasta que punto los gobiernos nacionales tienen potestad para hacer caso omiso. Pero en fin que es un ful!

bohemia, está muy bien eso de leer los libros cuando ellos te lo piden. A veces he pensado, que vida más triste la de los libros, toda la vida esperando para ser leídos. Algunos lo conseguirán, otros no...pero ahora que hablan son muy divertidos :-)


Teses y papeles

Aylandara dijo...

23 de Abril y nuestro San Jorge..
Qué bien lo pasamos en el cole difrazando a los niños de dragones!!

Anotamos "lobo estepario".
Un besito