domingo, diciembre 25, 2005

Feliz Navidad!


Aprovecho cada una de estas palabras para desearos una Feliz Navidad a todos los que habéis viajado por estas historias polares durante esta breve estancia. Sed felices y sonreíd siempre. No olvidéis mencionar Pamplona cuando os comáis los polvorones.
Personalmente, parece que con los años se va evaporando la magia de Navidad. Se extinguen las ansias por recibir los regalos, por asistir a la comida familiar, donde jugabas y el tiempo transcurría más lento disfrutando de cada segundo. Ahora, es un bonito punto de encuentro en el que el tiempo pisa el acelerador y cambia a la marcha más elevada. Será que me hago mayor, que tengo más conciencia.
Papá Noel llegó, vino y se cargó en unos años la labor que los Reyes Magos habían forjado durante siglos...todo producto de la otra Navidad, la comercial. Es por ello que en estos días de nueva Navidad, no debemos olvidar lo que antaño fue o debió ser. Y no la careta benévola que nos envuelve durante cada uno de estos días o lo que es peor el disfraz de consumidor con el que somos capaces de desfilar por las mejores pasarelas.

Pese a todo mis mejores deseos y pásenlo muy bien. Y si reciben regalos no los desprecien, acójanlos con la mayor de las ilusiones. No olviden sonreír. Para todos vosotros:

El fin de año huele a compras,
enhorabuenas y postales
con votos de renovación;
y yo que sé del otro mundo
que pide vida en los portales,
me doy a hacer una canción.
La gente luce estar de acuerdo,
maravillosamente todo
parece afín al celebrar.
Unos festejan sus millones,
otros la camisita limpia
y hay quien no sabe qué es brindar.

Mi canción no es del cielo,
las estrellas, la luna,
porque a ti te la entrego,
que no tienes ninguna.

Mi canción no es tan sólo
de quien pueda escucharla,
porque a veces el sordo
lleva más para amarla.

Tener no es signo de malvado
y no tener tampoco es prueba
de que acompañe la virtud;
pero el que nace bien parado,
en procurarse lo que anhela
no tiene que invertir salud.

Por eso canto a quien no escucha,
a quien no dejan escucharme,
a quien ya nunca me escuchó:
al que su cotidiana luchame da razones para amarle:
a aquel que nadie le cantó.

Mi canción no es del cielo,
las estrellas, la luna,
porque a ti te la entrego,que no tienes ninguna.

Mi canción no es tan sólo
de quien pueda escucharla,
porque a veces el sordo
lleva más para amarla.

Canción de Navidad. Silvio Rodríguez.

Para los más nostálgicos o seguimos siendo niños:

Las muñecas de famosa se dirigen al portal
para hacer llegar al niño su cariño y su amistad
y Jesús en el pesebre se ríe porque está alegre
y Jesús en el pesebre se ríe porque está alegre
Nochebuena de amor, Navidad jubilosa
es el mensaje feliz de las Muñecas Famosa

4 comentarios:

síl dijo...

es justo la canción que se me viene a mi a la mente al pensar en la Navidad...
a pesar de que a mi tampoco me guste la navidad, me termino empapando un poco de ella, sobretodo de la ilusión de los niños, de las felicitaciones y buenos deseos de los amigos...

...así que, también para tí, felices fiestas!

toayita dijo...

Pásalo bien, no trabajes mucho y no te pases con el cocido :P
FELIZ NAVIDAD!!
Un beso

amenabitar dijo...

Mencioné Pamplona mientras comía un polvorón, pero hacia dentro... casi muero de asfixia!! Hombre, pordió, la próxima a ver si das instrucciones más concretas... por el bien de la salud de tus seguidores!!

Ahora que ya se pasó lo de feliz navidad... se lleva más lo de feliz año nuevo!!, 2006 para ser más concretos.

Muchos besos

bruixot dijo...

Vale, tengo en cuenta tu consideración para el año que viene...esto del talante es lo que tiene. Pondré las instrucciones de cómo comerse un polvorón, así como una desgustación de cocido con pelotas.

La próxima prueba antes de año nuevo es ponerse una peladilla entre los incisivos superiores o sea en las "palas" y los labios de manera que sobregalga al tamaño de estas y hacer el "kuñaaaaaao".:-)

Un besito