sábado, octubre 07, 2006

La caja tonta


Encuentro la televisión muy educativa.
Cada vez que alguien la enciende,
me retiro a otra habitación y leo un libro
Groucho Marx.

Conforme pasan los años, verifico en mayor medida esta frase tan sabia pronunciada por Groucho Marx. Últimamente sólo me distraigo de vez en cuando con alguna retransmisión deportiva o algún documental interesante. Sin embargo, el otro día me obsequiaron con un trocito del DVD de La bola de Cristal. Para mi fue un momento precioso el poder encontrarme con episodios vividos en el pasado. Algunos de los cuales, los menos, eran capaces de abrir compartimentos en la memoria que creí olvidados. El resto, la gran mayoría, reminiscencia de imágenes y sonidos confusos de aquellos años.
En un presente con la capacidad de desarrollar opiniones algo más avanzada, me enternecía y a su vez alucinaba de los programas tan buenos y sobre todo arriesgados que disfrutamos los niños de los 80, magnificando esta apuesta cuando sólo había una única cadena. Programas para niños inteligentes. Así ha salido nuestra generación :-) . De niño nunca hubiera llegado a comprender las historias que transmitían los Electroduendes o los mitos y consejos a través de fábulas que representaban Alaska, Pedro Reyes, Carbonell.. en aque teatrillo. Dudo también que ahora de adulto lo entediera. Aún así eran capaces de mantenerme en vilo durante toda la mañana.
El otro día fue sólo un aperitivo. Me hubiera gustado empaparme más de cada historia, cada momento, cada recuerdo. Estoy seguro de que me escaparé por esos pasadizos próximamente.

El caso es que no todo termina aquí. El otro día encontré en el youtube, la cabecera y sintonía del otro gran programa infantil de esa década: El planeta imaginario. Escucharla y verla me estremeció por completo. Es como si la sensación de mariposas ya no sólo me recorriera en el vientre, sino también la memoria. Fue capaz de rejuvenecerme, y provocar tormentas de imágenes pasadas. Capaz de ponerme la piel de gallina. Creo que es sin dudas el gran olvidado por la mayoría incluso por mi mismo del que sólo recuerdo sombras, colores y figuras incomprensibles. Algo surrealista era. Otra gran aventura innovadora de la época.

Y es que aquellas tardes eran largas. Como todo el tiempo, parecía eterno cuando no tenías nada que hacer, interminable cuando acompañabas a tu madre a algún recado, o esperabas tu turno en el médico. Tardes de vagos recuerdos, de sombras, de imágenes difusas, de planetas imaginarios.

Para aquellos afortunados que dispongáis de TDT, con un poco de suerte creo que siguen abriendo esas ventanitas al pasado. Hacedme un hueco entre los gorriones para que me asome.

Foto, a todo el mundo le mola. Bruixot, 24 septiembre 2006

5 comentarios:

amelche dijo...

Lo malo es que no todo el mundo es tan sabio como Groucho y opinan lo contrario. :-( Te iba a decir que en el You Tube hay anuncios de los 80 y trozos de la Bola de cristal (al menos, la sintonía la encontré casualmente hace poco), pero veo que ya lo has descubierto.

amenabitar dijo...

Ostrás... no me acordaba del planeta imaginario!! Me encantaba ese programa, yo también he sentido esas mariposasa por la memoria...
Y me ocurrió exáctamente igual con la bola de cristal. Me acordaba sobretodo de las canciones, y de la bruja avería, y de los electroduendes... de Alaska... (pero no me di cuenta de que aquellos dos eran Pedro Reyes y Carbonell hasta qeu no los volví a ver en el TDT) (tampoco me acordaba de que la bruja avería hablaba en verso...) Me hizo mucha ilusión que lo volvieran a echar aquel día, la verdad.
Sí que es verdad, que era para niños intelectuales: "éste sí lee, éste no lee... / si no quieres ser como ellos (y los borreguitos cruzando el río...), lee"
:D

bruixot dijo...

Amelche, que grande Groucho. El youtube es una de las mejores cremas rejuvenecedoras del mercado y no es cara. Está genial para recuperar trocitos de memoria.

Amenabitar, yo lo de los borreguitos ni me acordaba pero en cuanto lo vi...me vino a la memoria.:-) De Pedro Reyes y Carbonell si me acordaba como Kiko Veneno (Frankenstein), Auserón, Loquillo, Gurruchaga...pero seguro que se me queda gente.De allí salieron muchos. A ver si puedo ver más.


Un besito

raxpina dijo...

Lo peor de la televisión no es que cada vez sea peor lo que ponen, lo peor es que nosotros, como borregos, seguimos ahí enganchados, obligándoles a seguir emitiendo basura.
Desde luego, que las series para niños ya son lo que eran... antes, llegabas del cole y podías ver mil cosas, ahora... no hay nada para ellos, y lo poco que hay se basa en la violencia (por ejemplo, los pokemon esos) y en cosas no apropiadas para niños (como los simpson, sin chan, etc etc) y luego nos quejamos de que hay violencia en las aulas o callejera... en fin... es normal, teniendo en cuenta que lo más tranquilo que pueden ver es a 10 payasos metidos en una casa intentando guardar las formas los unos con los otros...

bruixot dijo...

raxpiña, tienes razón si no viéramos cierto tipo de progamas que "nadie los ve" y luego salen en las parrillas como los que más cuota de pantalla tienen, seguro que la programación sería distinta...mientras tanto seguiremos tragando cada vez más basura.

Un besito