sábado, noviembre 05, 2005

Sudoku




¿Quién pensó que todo estaba descubierto en el mundo de los pasatiempos con las ancianas sopas de letras, los parlanchines autodefinidos o los incomprendidos jeroglíficos? Incluso hay quien osó a enterrarlos antes de tiempo.
Desde el pasado verano, esta página del períodico ha vuelto a captar mi atención durante minutos, quien sabe si horas, reengánchadome a este abandonado mundo al que quizá con suerte nos dedicamos en época estival, si no se queda en un rincón del olvido para siempre, esperando que venga alguien al rescate.
Y ha sido gracias a este nuevo fenómeno de masas importado desde Japón llamado sudoku. Es un rompecabezas númerico se popularizó en país nipon en 1986, aunque se ha dado a conocer en el ámbito internacional este año. Sin embargo se cree que su origen tuvo como fuente los trabajos del matemático suizo Euler en el siglo XVIII, utilizando el sistema para realizar cálculos de probabilidades.
El objetivo del juego es rellenar cuadrados divididos a su vez por 9 cuadritos en los que deben coincidir las cifras del 1 al 9 sin repetir número alguno en la misma fila o columna, partiendo de algunos números ya dispuestos en algunas de las celdas. La solución es única, y se necesita mucho tiempo, paciencia, constancia y sobre todo ganas de estrujarse el cráneo para resolverlo. Para lograrlo, debes encontrar la combinación única entre las distintas opciones posibles. Pero esto se va logrando pasito a pasito. Al cruzar todos las cifras existentes entre columnas y filas, descubres una cifra única que llenará un cuadradito, abriendo ésta a su vez nuevas puertas para completar el cuadro final.

A mi me ha enganchado el juego; en el bus, andando hacia el trabajo, conciliando el sueño, soñando, en el sudoku...y como no soy testarudo no he parado hasta que lo he sacado. Después de varios días de esfuerzo conseguí resolver mi primer sudoku y que a gusto me he quedado. Ya me he hecho mayor. Se ha tratado de un sudoku samurai, que no es si no que la conjunción de cinco sudokus a la vez. Pero si un estudiante de letras mixtas puede lograrlo, cualquiera puede conseguirlo. Les invito a que tomen parte de este pasatiempo algebraico el cual les ayudará a desarrollar su mente. Provoca adicción, avisados están.

2 comentarios:

Albert dijo...

estoy ansioso por ver ese sudoku samurai. Lo resolvere mientras me como un magnífico bocadillo de tentáculos ;). Veo que el blog va cogiendo forma y ritmo! me vas a tener que dar clases... por cierto, no me va el messenger :(

bruixot dijo...

Pues no tienes que comer tú bocatas de tentáculos para resolverlos (y yo). Esto es como el Cola-Cao anda que no hay que tomar. Pero bueno entre bocata y bocata que bien nos lo pasaremos.

No me seas garruli y ponte las pilas, que queremos ver esa décimas de segundo

Un abrazo